Camilo Torres, la Iglesia y lo social

A propósito de un aniversario.

Medio siglo se cumple de la desaparición de una de las figuras más interesantes del siglo XX colombiano: Camilo Torres jugó su corazón a lo social y se lo ganó la violencia.
Por la trayectoria misma de su vida, de los estudios que realizó y de las opciones que tomó, es posible afirmar que Camilo Torres Restrepo fue un hombre insatisfecho y siempre en búsqueda. Vivió una doble exigencia: la primera, proveniente de su fe y su sacerdocio; la otra, de la necesidad de buscar salidas a la situación de “injusticia estructural”, como se decía entonces. Él consideró que ambas exigencias coincidían y eran una misma cosa.
En su decisión por el sacerdocio, hay que ver una opción de entrega a los demás, en el servicio. Esa formación lo puso en contacto con inquietudes que habían empezado a surgir en la Iglesia, a partir de las graves consecuencias sociales de la Revolución industrial, al finalizar el siglo XIX. Pastores de avanzada (como el obispo Von Ketteler, de Maguncia), formularon doctrinas sociales que fueron recogidas y proyectadas por la encíclica Rerum Novarum, de León XIII. A partir de ella, la Iglesia empieza a plantear sistemáticamente su respuesta a los múltiples problemas sociales de la humanidad. Se suceden los documentos de los papas sobre la materia y surgen, en diferentes partes, movimientos que buscan la unión entre el ser y el actuar de los católicos (acción católica), con intervenciones concretas que respondan a las necesidades sociales de los más necesitados (acción social católica).
El

El arzobispo Pecci ayuda a los pobres, por Karl Benzinger (Fuente: Wikipedia).

Son varios los ejemplos que tenemos en Colombia de estas intervenciones, promovidas por la Iglesia o por algunos de sus miembros. Pero gran parte de ellas se mueven en el ámbito de la beneficencia y de la asistencia. Pasan los años y no hay respuestas adecuadas (y, menos aún, eficaces), por parte de los Estados, a esas necesidades. Al contrario, las injusticias y la explotación crecen sin límite, reforzadas por políticas que están muy lejos de propiciar el bien común. Y dentro de la Iglesia católica, a pesar de la “puesta al día” que representó el Concilio Vaticano II, surgen divisiones entre sus miembros (especialmente en algunos sectores del clero) sobre la forma de entender y de plantear las acciones para cambiar esa sociedad injusta. Para algunos -Camilo entre ellos- solo es posible romper con todo y emprender una revolución estructural que se resolverá con las armas…
Este es el contexto de las grandes decisiones existenciales de Camilo Torres Restrepo. ¿Equivocadas? ¿Correctas? No nos compete a nosotros ese juicio. En este momento, recordemos a un hombre insatisfecho y siempre en búsqueda, que quiso servir a los demás. Y que se empeñó en ello hasta las últimas consecuencias. Si no estamos de acuerdo con su decisión y si consideramos que ese “camino” armado es una vía muerta, hoy improcedente, tenemos que valorar su lección de servicio y de generosidad.

A propósito de un libro.

S1

La biblioteca del Archivo Histórico no es solo Corpus Iuris y Summa Theologica. Conserva también piezas curiosas como La acción social católica en Colombia. Manual de sociología práctica. Nótese el pie de imprenta: Bogotá: Arboleda & Valencia, 1915. Su autor es un hombre de la Compañía, el padre Jesús María Fernández (1877-1973), rector de la Universidad Javeriana (1932-5) y decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas.
Es decir, la obra es hija de la Rerum Novarum. A continuación, un resumen del contenido:
Carta de su santidad Pío X al Episcopado colombiano; Prólogo del Excelentísimo señor Delegado Apostólico; Aprobaciones del Episcopado.
Parte 1 – 3: Naturaleza de la acción social católica; Fin y objeto de la acción social católica; Importancia de la acción social; Normas de la acción social católica — Idea general de las varias obras sociales; Unión popular; Asociaciones de la buena prensa; Instrucción y propaganda oral; Lucha contra el vicio; Obras escolares y post-escolares; El fin económico en general; Cooperativas; Mutualidades; Sindicatos y Uniones profesionales; Unión de las diversas asociaciones; Acción social del clero — Práctica de algunas obras sociales.
Aprobaciones eclesiásticas.

Aprobaciones eclesiásticas. “Como los censores de la Compañía lo revisaron y aprueban, damos permiso de que se imprima, si lo creyeren pertinente”.

Jaime Restrepo Z.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s