Echandía y Rocha: los hombres del Concordato

En 1975, aparece el volumen Matrimonio, educación y actualidad concordataria, por Antonio Rocha, obra que señalaba el fin de un episodio diplomático entre Colombia y la Santa Sede. La negociación vinculó, en sus últimas etapas, a dos rosaristas insignes: Darío Echandía y Antonio Rocha.

Pleito centenario.

Echandía, embajador ante la Santa Sede en 1937. Fuente: banrepcultural.org

Echandía, embajador ante la Santa Sede en 1937. Fuente: banrepcultural.org

La cuestión “hunde sus raíces” (como dice monseñor Pinilla) en el primer Concordato, de 1887. Estuvo a punto de concluirse en el capítulo Echandía-Maglione, luego de dilatadas negociaciones. El problema resultó de la reforma constitucional de 1936 que, reconociendo libertad de cultos y conciencia, iba en contra de lo acordado en 1887. El embajador Echandía proponía reformas de fondo al Concordato, mientras la contraparte aceptaba lo que no lesionara la sustancia del acuerdo. En fin, la Convención de 1942 pactó lo relativo a puntos capitales como elección de obispos y arzobispos, efectos civiles del matrimonio católico, competencia de los jueces del Estado para las causas de matrimonios católicos y el manejo de los cementerios por autoridades civiles. La oposición, sin embargo, del conservatismo y de la jerarquía eclesiástica disuadió al Gobierno de la final ratificación.
Antonio Rocha y Misael Pastrana (ALB 06.4 FOT 039).

Antonio Rocha y Misael Pastrana (AHUR ALB 06.4 FOT 039).

Tres décadas debían pasar para que se llegara a feliz término. En tiempos de la administración Pastrana se procedió aprendiendo las lecciones del pasado: no habría acuerdo si no se contaba, desde el principio, con el conservatismo y la jerarquía eclesiástica. Entre 1972 y 75 la cosa estuvo estudiada, aprobada y en vigor, según el Concordato Palmas-Vázquez Carrizosa. Hubo, grosso modo, respeto a los privilegios de la Iglesia, sin perjuicio de la libertad religiosa.
El Dr. Antonio Rocha, habiendo finalizado su primera rectoría (1968-71), iba por su segundo periodo, cuando aceptó la embajada ante la Santa Sede, en diciembre de 1973. Estos dos embajadores coincidieron en varios aspectos: chaparralunos de nacimiento, rosaristas modelo Carrasquilla, liberales de ideología, vinculados a la negociación del Concordato, el uno patrono del Colegio, el otro rector.
ALB 06.4 FOT 058.

Darío Echandía y Antonio Rocha (AHUR ALB 06.4 FOT 058).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s