Newton censurado: tachar y arrancar páginas

Ya se habló en estas páginas de la censura a los Opuscula de Newton. A manera de explicación, existe un texto manuscrito, redactado en latín, cuya traducción, después de mucho revisarla, publicamos hoy.

Censor

Ahora la transcripción, acompañada de la versión, no definitiva:
Mihi de hocce opusculo sȩpius injecta religione, primo expurgandum, ab innumeris quibus scatebat erroribus, deinde plurimis chartis mulctandum duxeram, quathenus ita, meram expositionem, legentibus daret. Sed cum subinde novus exoriretur scrupulus, animum instigante ea, quam bullam dicunt in Coena Domini, quod omnis fere Europae subscribere juditio non auderem, bullam hujusmodi iamdu[du]dum explodentis, primo quia non quo ad partes omnes in Hispaniis repugnata, nec ab executione nisi unius vel alterius capitis supplicari, vetustis id attestantibus autoribus; deinde, quia moribus, et usu admissa et aprobata, firmata iam et stabilita, propio utenti consensu videbatur: ergo quandoquidem dissipare Chartas, perniciem toti afferebat volumini, non utique stillum imitere transversum, neque littura perpetua funditus evertere sensum, vel ipsa deformitate libri, quidquam moratus sum. A menudo por escrúpulo religioso respecto de este opúsculo, había tenido el propósito, primero de expurgarlo de los numerosos errores de que estaba lleno, luego de castigarlo en varias páginas; ello con el fin de dar a los lectores una exposición pura. Mas como luego surgiera un nuevo escrúpulo -excitado mi espíritu por la bula que llaman In coena Domini, de que no me atreviera a suscribir el juicio de casi toda Europa, que rechazó hace rato una bula de esta clase-, primero, porque no siendo en las Españas combatida [sc. la obra de Newton] en todas sus partes, no parecía pedirse sino la condena de tal o cual capítulo -según lo atestiguan los autores antiguos-; segundo, porque siendo ya aprobada y admitida por las costumbres, afirmada y establecida, parecía más próxima al consentimiento de los usuarios.

Entonces, como el arrancar páginas estropeaba todo el volumen, me demoré un poco, no por cierto en tachar ni en destruir completamente el sentido, sino por la misma infamia del libro.

Como se ve por la versión, el original es tortuoso, y no explica mucho ni disculpa el proceder del censor. Sin embargo, haciendo de nuestros ojos linternas, como le decía Cuervo a Caro, entendemos lo siguiente:
La citada bula es un tema de investigación en sí. Sin embargo, no hemos hallado mención de Newton y de la bula en texto alguno de investigación. Queda, pues, por aclarar su relación exacta.
Pude leerse en línea, pero no alcanza para lo que nos interesa.

Pude leerse en línea, pero no alcanza para lo que nos interesa.

El escrúpulo del censor parece ser que en Europa ya nadie hacía caso de la mentada bula. Además, que la obra no estaba del todo prohibida, sino ciertos apartes; y parece que no en toda España ni en sus colonias (es el único sentido que le hallamos al plural in Hispaniis). Lo de los autores antiguos es oscuro, y no tenemos esperanzas de entenderlo.
Aquí viene el punto culminante, y no menos embrollado en latín: el censor sabe que está nadando contra la corriente (Newton ya está triunfando); sabe además que su censura es un crimen (de leso libro, si se nos permite); sin embargo, su demora se debe no a ello, «sino a la misma infamia del libro».
Repitiendo de nuevo nuestras dudas sobre la exposición precedente, dejamos lo hecho para que otros lo mejoren (maneat ea cura nepotes).

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s