Himnos homéricos, versiones locales

Hace poco platicamos (verbo usado por el padre Félix Restrepo, no solo mejicanismo) sobre un desconocido traductor colombiano: Leopoldo López Álvarez. Pues bien, revisaremos hoy su versión del Himno a la Tierra, perteneciente a la colección de los homéricos.

 

Ofrecemos el texto griego de la página de Perseus:

Εἲς Γῆν Μητέρα Πάντων

γαῖαν παμμήτειραν ἀείσομαι, ἠυθέμεθλον,

πρεσβίστην, ἣ φέρβει ἐπὶ χθονὶ πάνθ᾽ ὁπόσ᾽ ἐστίν,

ἠμὲν ὅσα χθόνα δῖαν ἐπέρχεται ἠδ᾽ ὅσα πόντον

ἠδ᾽ ὅσα πωτῶνται, τάδε φέρβεται ἐκ σέθεν ὄλβου.

ἐκ σέο δ᾽ εὔπαιδές τε καὶ εὔκαρποι τελέθουσι,

πότνια, σεῦ δ᾽ ἔχεται δοῦναι βίον ἠδ᾽ ἀφελέσθαι

θνητοῖς ἀνθρώποισιν: ὃ δ᾽ ὄλβιος, ὅν κε σὺ θυμῷ

πρόφρων τιμήσῃς: τῷ τ᾽ ἄφθονα πάντα πάρεστι.

βρίθει μέν σφιν ἄρουρα φερέσβιος ἠδὲ κατ᾽ ἀγροὺς

κτήνεσιν εὐθηνεῖ, οἶκος δ᾽ ἐμπίπλαται ἐσθλῶν:

αὐτοὶ δ᾽ εὐνομίῃσι πόλιν κάτα καλλιγύναικα

κοιρανέουσ᾽, ὄλβος δὲ πολὺς καὶ πλοῦτος ὀπηδεῖ:

παῖδες δ᾽ εὐφροσύνῃ νεοθηλέι κυδιόωσι

παρθενικαί τε χοροῖς πολυανθέσιν εὔφρονι θυμῷ

παίζουσαι σκαίρουσι κατ᾽ ἄνθεα μαλθακὰ ποίης,

οὕς κε σὺ τιμήσῃς, σεμνὴ θεά, ἄφθονε δαῖμον.

χαῖρε, θεῶν μήτηρ, ἄλοχ᾽ Οὐρανοῦ ἀστερόεντος,

πρόφρων δ᾽ ἀντ᾽ ᾠδῆς βίοτον θυμήρε᾽ ὄπαζε:

αὐτὰρ ἐγὼ καὶ σεῖο καὶ ἄλλης μνήσομ᾽ ἀοιδῆς.

Anonymous. The Homeric Hymns and Homerica with an English Translation by Hugh G. Evelyn-White. Homeric Hymns. Cambridge, MA.,Harvard University Press; London, William Heinemann Ltd. 1914.

La versión de López.

Uno de los himnos homéricos: a la Tierra.

La principal divergencia es: πολυανθέσιν (14). El principio de v. 11 es αὐτοὶ.

No traduce τάδε φέρβεται ἐκ σέθεν ὄλβου, que es una repetición de ἣ φέρβει ἐπὶ χθονὶ πάνθ᾽ ὁπόσ᾽ ἐστίν. Si bien se pierde ἐκ σέθεν ὄλβου, puede suponerse fácilmente. “Y viven en las aguas o en el suelo”, muy prosaico. Parece acertar en “tuyo es el hombre de incontable prole”, dejando de lado εὔκαρποι, seguro compendiado en el “opulento” de abajo. Desdobla, en cambio, βίος en “aposento” y “vida”, los dos sentidos de la palabra griega. Interesante la concisión de traducir 1,5 hexámetros (ὃ δ᾽ ὄλβιος… πάντα πάρεστι) en igual cantidad de endecasílabos, sin pérdida del original. Invierte el orden de los versos, anticipando αὐτοὶ κοιρανέουσ᾽, “gobierna con leyes de justicia”; luego pone βρίθει μέν σφιν ἄρουρα, “para él la pingüe Tierra” (le sobra la mayúscula, correspondiente a Γῆ). No convence mucho lo de “en riquezas rebosa su aposento”, referido a οἶκος. Acierta al suprimir la repetición que envuelve ὄλβος δὲ πολὺς καὶ πλοῦτος ὀπηδεῖ. Acierta, de nuevo, simplificando παρθενικαί τε χοροῖς πολυανθέσιν y σκαίρουσι κατ᾽ ἄνθεα μαλθακὰ ποίης, “en las praderas florecidas bailan”. Por lo dicho, extraña el verso “y la inocencia es alma de su pecho”, inexistente en el original. El arcaísmo felice solo se explica para llenar el endecasílabo; innecesario, pudiendo decir contenta o tranquila.
Para comparación, copiamos la versión de West, en Loeb.

Las principales divergencias con la versión de West, en Loeb, son: πολυανθέσιν y σκαίρουσι.

La versión de Pombo.

Es bien sabido que Rafael Pombo fue traductor latino. Hallamos, además, una versión griega, precisamente del himno que comentamos. Hablando de sus versiones latinas, declaraba:

Mi designio no ha sido el de hacer traducciones de gusto clásico, ni de laboriosa y esmerada interpretación. No alcanzan allá mi estilo y fuerzas; ni trabajándolas de prisa, (…) pueden tener la elección de dicción y el asiento de estilo que no resultan sino de una revisión posterior, pasado el primer esfuerzo de vaciar en molde propio ideas ajenas y de lengua y tiempo extraños. (…) diré que mi plan fue el de escoger algunas de las odas del Venusino que fuesen más a propósito para hacer comprender y sentir a los despreciadores de lo clásico, y en especial griego y latino (partido numerosísimo en América), que el tal Horacio era un gran poeta (…); y su país y su tiempo digna materia de estudio y aplicación para los nuestros. Las formas, pues, debían ser populares en lo posible, como para popularizar al lírico latino e inducir a los lectores a estudiarlo en mejores y más completas fuentes. Creo, además, que cualquier forma es buena si agrada y no pugna con la gravedad o la ligereza del asunto original.

Conceptos válidos asimismo para su versión del himno, que suena a poesía local, con aciertos como cuando dice “y sus vírgenes hijas (…) enguirnaldadas van”.
Traducciones poéticas. Edición oficial hecha bajo la dirección de don Antonio Gómez Restrepo. Bogotá, 1917.

Traducciones poéticas. Edición oficial hecha bajo la dirección de don Antonio Gómez Restrepo. Bogotá, 1917.

Para referencia de los lectores, una versión en prosa:
Himnos homéricos. Batracomiomaquia. Edición de Antonia García Velázquez. Akal, 2000.

Himnos homéricos. Batracomiomaquia. Edición de Antonia García Velázquez. Akal, 2000.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s