Leopoldo López, letras nariñenses

Leopoldo López Álvarez (Pasto, 1891-1940) se cuenta entre los excéntricos que se dio el lujo de vivir en un museo. Obra que, prosaicamente, se repartieron sus parientes, según parece.
En el centro, portando la condecoración. Fuente: Universidad de Nariño.

En el centro, portando la condecoración. Fuente: Universidad de Nariño.

A la rareza de traducir autores clásicos sumó la peregrina idea de montar una imprenta de tipos griegos.
Abogado por la Universidad de Nariño, su formación elemental la debió a los jesuitas. Ejerció su profesión, además de colaborar en academias y periódicos. Fue miembro de la Sociedad de Americanistas de París, desde mayo de 1932. Participó en el proceso de creación del departamento de Nariño, verificado en 1904.
Su corta vida privada tuvo los siguientes rasgos: hijo de cura (dispensado por la Santa Sede), detalle que objetó la familia de una prometida; catedrático recordado por sus discípulos; primer nariñense en recibir la Cruz de Boyacá (12-10-1939); traductor los últimos años de su vida, abreviados por el alcohol*.
Alcanzó a recibir homenajes en vida. Luego, el Banco de la República inauguró, en 1984, un centro cultural con su nombre, en su natal Pasto.  En la página se lee:
El Centro Cultural Leopoldo López Álvarez debe su nombre a “un estudioso sistemático e investigador incansable”, hijo insigne de Pasto, quien obtuvo su título de abogado de la Universidad de Nariño en 1918 y se desempeñó como magistrado del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Pasto, entre otros importantes cargos. Fue maestro de derecho, de historia universal y literatura. Tradujo al castellano La Eneida, Las Églogas y Geórgicas de Virgilio (1936), La Ilíada, La Odisea y Los Himnos de Homero (1938) y las Siete Tragedias de Esquilo (1939). En su pasión por coleccionar antigüedades y objetos valiosos, reunió una colección de más de 220 obras de pintores famosos.

Su obra de traductor.

En la biblioteca tenemos:
edición de 1938. Los himnos homéricos son una colección posterior a Homero.

Edición de 1938. Los himnos homéricos son una colección posterior a Homero.

 

Uno de los himnos homéricos: a la Tierra.

Uno de los himnos homéricos: a la Tierra.

 

Para comparación, copiamos la versión de West, en Loeb.

Para comparación, copiamos la versión de West, en Loeb.

 

LLA5

Principio de Odisea.

Principio de Odisea.

 

Versión de Murray-Dimock, en Loeb.

Versión de Murray-Dimock, en Loeb.

Por donación personal, proveniente del mercado de segunda mano, tenemos:

LLA

Los beneméritos tipógrafos.

Los beneméritos tipógrafos.

 

Todos tenemos una inclinación heráldica.

Todos tenemos una inclinación heráldica.

Consultando catálogos, completamos la obra:

La Iliada, s. f.

Las siete tragedias de Esquilo, 1939.

 

*Un pastuso traduce a los griegos (1936 – 1939)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s