Cuando los alemanes gobernaron a Inglaterra

El centésimo aniversario del comienzo de la Primera Guerra Mundial coincide con otro aniversario determinante para la historia europea.
Ana, cuando princesa de Dinamarca, por Wissing y Van der Vaardt.

Ana, cuando princesa de Dinamarca, por Wissing y Van der Vaardt (detalle).

El primero de agosto de 1714 murió la reina Ana, la última monarca de la Dinastía de los Estuardo y, tras la unión de los parlamentos de Inglaterra y Escocia en 1707, la primera gobernante de Gran Bretaña. Su gobierno le dio continuidad a la Revolución Gloriosa de 1688-9, la cual se basó en el protestantismo, la propiedad privada y la libre discusión. Estos elementos los salvaguardó el reino compartido entre María II de Inglaterra (muere en 1694), hermana mayor de Ana, y su esposo Guillermo III de Orange (Holanda), a quien Ana sucedió, tras su muerte en 1702.
Con Ana en el poder, Gran Bretaña se convirtió en una potencia europea tras la Guerra de Sucesión Española (1701-14), durante la cual el Duque de Marlborough, ancestro de Winston Churchill, le propinó varias derrotas a Francia y frenó las ambiciones expansionistas del Rey Luis XIV.
Pero la muerte inminente de Ana, una viuda sin hijos sobrevivientes, causó una gran incertidumbre ya que reanudó la rivalidad política que había causado dos guerras civiles durante el siglo anterior.
María y Guillermo, rex et regina beati, en un grabado por White.

María y Guillermo, rex et regina beati, en un grabado por White.

Por un lado estaba la facción Whig, compuesta de liberales que apoyaban los principios de la Revolución Gloriosa. Sus rivales eran los Tories jacobitas, conservadores que habían favorecido al católico Jacobo II, el padre de Ana y María II. Tras gobernar tan solo 3 años, Jacobo II fue derrocado en 1688 a causa de su activismo católico.
Henry St. John, primer vizconde de Bolingbroke, era el líder de los Tories y, como secretario de Estado, había promovido a varios jacobitas importantes a posiciones de poder. Como nota el autor Matt Ridley, en la revista The Spectator, su meta era que el trono lo asumiera el hijo de Jacobo II, el católico Jacobo Francisco Eduardo Estuardo, quien gobernaría como Jacobo III.
No obstante, Bolingbroke perdió el pulso con el líder Whig, el duque de Shrewsbury, a quien Ana, días antes de su muerte, nombró lord tesorero, una posición determinante dentro del Consejo Privado. De tal manera, los Whig pudieron asegurar una mayoría en el gabinete.
Al fallecer la reina, Shrewsbury anunció la sucesión del familiar protestante más cercano a Ana: Jorge I (1714-27), hasta ese momento príncipe elector del Estado alemán de Braunschweig-Lüneburg o Hannover.
Jorge Ien 1718, por Vertue, según Kneller.

Jorge I en 1718, por Vertue, según Kneller. A los 23 ya había estado en dos guerras, era casado y con descendencia. Motivo de escándalo, cuando los esposos tenían sendos amantes; más cuando el amante de Sofía Dorotea fue asesinado. Se disolvió por fin el matrimonio y ella terminó sus días recluida en un castillo.

Jorge I no asumió su nuevo trono con facilidad. Por un lado, había docenas de familiares católicos de Ana con un vínculo de sangre más cercano al poder real, pero excluidos por su religión, el primero de ellos el Pretendiente Jacobo III. Por otro lado, el fundador de la Dinastía Hannoveriana era el segundo rey extranjero de Inglaterra en menos de 25 años. Sus enemigos jacobitas intentaron explotar el hecho de que era un germanoparlante para deslegitimarlo ante la opinión pública.
En 1715, Jorge I y sus tropas ahogaron la revuelta que surgió en Escocia con el fin de exaltar a Jacobo III. Treinta años después, su hijo, el Rey Jorge II (1727-60), de igual manera venció en la última rebelión jacobita de la historia de Gran Bretaña.
Según el autor Harry Mount, la monarquía británica ha sobrevivido hasta hoy mientras que sus grandes pares continentales perecieron porque los hannoverianos no optaron por el absolutismo, sino que “aceptaron la supremacía del Parlamento y últimamente cedieron su poder al de los gobiernos Whig”.
Ello lo refleja no solo el sistema de gobierno británico, sino también la arquitectura de la isla. Mount afirma que “mientras Francia, Austria, Italia y Alemania acogieron las salvajes y retorcidas florituras y la decoración ostentosa del barroco tardío y el rococó, la corte Whig”, con el patronazgo Hannoveriano, “optó por los diseños sobrios romanos del Palladianismo: templos residenciales pulcros y sencillos que se extendieron en miles de estancias campestres” británicas.
Jorge I no fue un monarca sobresaliente. Según Winston Churchill, era un “rigorista alemán monótono sin brillo en la mente y con gustos burdos”. Pero fue el rey apropiado para que Gran Bretaña mantuviera su unión y para que el líder del Parlamento, sir Robert Walpole (1721-42), asumiera las riendas del gobierno como el primer Primer Ministro de su país.

 

Daniel Raisbeck

*Este artículo apareció primero en Ámbito Jurídico: http://www.ambitojuridico.com/BancoConocimiento/N/noti-140826-02cuando_los_alemanes_gobernaron/noti-140826-02cuando_los_alemanes_gobernaron.asp?Miga=1

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s