Palabras mayores: ideas y libros del siglo XVII (conferencia 21-8-2014)

Foto de la biblioteca, perteneciente a la colección del Archivo Histórico.

Foto de la biblioteca, perteneciente a la colección del Archivo Histórico.

Ortega y Gasset reclamó un lugar prioritario para la “historia” y para la “circunstancia”, si se quería una cabal comprensión de las realidades humanas. Entre todas éstas, cualquier proyecto educativo (léase Colegio Mayor o Universidad) y cultural (léase Biblioteca) no pueden entenderse adecuadamente por fuera de sus historias y de sus circunstancias.
En este caso, el Diálogo Mayor que se celebra este año quiere clarificar aspectos de la Colonia Neogranadina y de la primera historia del Colegio Mayor, en su quehacer educativo (supuestos, implicaciones, consecuencias).
La Biblioteca Antigua que guarda el Archivo Histórico, es un documento importante de este momento. En la medida que alberga volúmenes que no solo pertenecieron al Arzobispo Fundador y a muchos de sus antiguos catedráticos, sino que muestran las pautas intelectuales por las que discurrió la enseñanza de los saberes que aquí se enseñaron. Por encima de todo: Derecho y Teología.
La comprensión de un libro (y de una biblioteca) debe ser integral: los aspectos materiales (fecha, lugar de origen, fecha de impresión, tipo de letras, encuadernación) son solo un aspecto. Otros serán el de los autores, los temas y su forma de abordarlos, su comercio. Pero esa comprensión no estará completa sin averiguar cuál fue el universo mental en que nacieron.
Hoy día, se impone la tesis que Américo Castro formula con claridad: “Es inútil aplicar métodos de intelección lógica al estudio de nada hispánico historia política, religiosa, literaria o lingüísticasi no se incluye en la explicación el modo español de existir” (Aspectos del vivir hispánico). En consecuencia, pretender entender adecuadamente la Colonia americana y sus múltiples aspectos, desde ella misma, es un intento condenado al fracaso. Con el conquistador y el colonizador no solo llegaron tropas con armas y colonos con herramientas: llegó y se impuso un “mundo” (un horizonte mental, una cosmovisión: “un modo español de existir”). ¿Cuál era ese mundo? ¿Cuáles eran sus componentes esenciales?
Y en la actualidad, hay autores que sostienen: “…el estudio de la colonización de las Indias quedaría incompleto si no atendía a los libros que, junto con los hombres, cruzaron la mar océana, o lo que es lo mismo, a los medios que la cultura europea empleó en la conquista del Nuevo Mundo y de las nuevas gentes de los confines occidentales” (González Sánchez, Carlos Alberto. Los mundos del libro. Universidad de Sevilla, 1999). Teniendo esto en cuenta, los libros de la Biblioteca Antigua cobran otra dimensión. Además de sus datos bibliográficos y bibliotecológicos, nos ofrecen pistas y rastros valiosos del mundo que se implantó en América con los españoles. ¿Por qué están en nuestra Biblioteca Antigua estos libros y no otros?
Rastreando componentes de ese mundo, aparecen muchos factores. Algunos relacionados con la idiosincrasia del español. Otros directamente vinculados con lo que el español de aquellos siglos cree. Aunque saldrán a relucir aspectos de aquella personalidad (orgullo, prepotencia, valentía y espíritu guerrero), nos vamos a fijar más en el mundo de su ser y de sus creencias.
Estas se pueden resumir en la pretensión y el esfuerzo por establecer, consolidar y expandir, en la medida de sus fuerzas y recursos, un esquema monolítico, típicamente medieval, mientras otras naciones de Europa empezaban a construir una modernidad. Tal esquema totalizante consistía en una jerarquización piramidal descendente-inamovible. El orden de esta pirámide estaría representado, en el lugar supremo, por Dios; mediatizado por la Iglesia Católica y su cabeza, el papa. De ellos procede la autoridad del Rey de España, su derecho sobre las tierras conquistadas, que él adopta bajo la figura del Patronato. Todo ello movido por su conciencia de ser “el” defensor de la fe católica. El ser y el hacer de la sociedad (y de las personas) se concibe como “servicio a Dios y al Rey”.
Y no puede olvidarse que cuando convenía al Rey de España, la jerarquización se trastocaba, reservándose para él la cúspide y subordinando al papa a sus intereses…
Pero, quedémonos con el “servicio a Dios y al Rey”. Este servicio se ejerce:
  • desde el propio ser (conceptos de honra, hidalguía, nobleza, pureza de sangre, el caballero cristiano)
  • desde la propia fe católica, recién reforzada por el Concilio de Trento y convertida en factor decisivo de cohesión, de uniformidad y de disciplina social; fe que se vuelca en ritos y gestos externos y no en la solidez y profundidad de creencias y valores
  • desde las relaciones sociales clasificadas de señor a siervo, donde priman las “jerarquías”, los “privilegios”, las “exenciones”, los “beneficios”, las “precedencias”, los “mayorazgos”… (No se puede olvidar cuántos conflictos coloniales se produjeron por omitir estos privilegios y precedencias. Incluso hay ejemplos en donde se vieron comprometidas las relaciones entre el Presidente de turno y el arzobispo Cristóbal de Torres.)
  • desde el tipo de educación que se quiere dar (lo que dicen las Leyes de Indias), la que se dio de hecho y la que nunca existió (a pesar de lo que digan muchas de nuestras historias de la educación)
  • desde la doctrina e instrucción que se imparte en las cátedras (y para quién se imparte)
Nuestro mundo colonial (incluida la instrucción) viene de allí. Y nunca acabaremos de comprenderlo si no se conoce y profundiza el significado de cada uno de esos aspectos.

*Como parte del ciclo de conferencias Diálogo Mayor, el autor expondrá las ideas coloniales, según pueden rastrearse en la Biblioteca Antigua del Colegio Mayor del Rosario.

He aquí la programación: Diálogo Mayor.

 

Jaime Restrepo Z.,
Archivo Histórico.

2 Respuestas a “Palabras mayores: ideas y libros del siglo XVII (conferencia 21-8-2014)

  1. Pocas personas como Don Jaime Restrepo en su conocimiento y erudición sobre la materia. Pocas personas como Don Jaime Restrepo en su condición humana.

  2. El texto está tan bien escrito que dan ganas de asistir a las conferencias. Felicitaciones al autor y a los organizadores.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s